21/09/17

Reflexiones, noticias, curiosidades, apuntes sueltos, efemérides, recuerdos, recortes de los periódicos, programas de televisión, videos... Casi cualquier cosa cabe en una bitácora o blog.


textos3/10/2009

 3/10/2009 

Galdós. Sobre la Idea de nación
... Había sonado el primer cañonazo.

«Por primera vez entonces percibí con completa claridad la idea de la patria, y mi corazón respondió a ella con espontáneos sentimientos, nuevos hasta aquel momento en mi alma. Hasta entonces la patria se me representaba en las personas que gobernaban la nación, tales como el Rey y su célebre Ministro, a quienes no consideraba con igual respeto. Como yo no sabía más historia que la que aprendí en la Caleta, para mí era de ley que debía uno entusiasmarse al oír que los españoles habían matado muchos moros primero, y gran pacotilla de ingleses y franceses después. Me representaba, pues, a mi país como muy valiente; pero el valor que yo concebía era tan parecido a la barbarie como un huevo a otro huevo. Con tales pensamientos, el patriotismo no era para mí más que el orgullo de pertenecer a aquella casta de matadores de moros.

Pero en el momento que precedió al combate, comprendí todo lo que aquella divina palabra significaba, y la idea de nacionalidad se abrió paso en mi espíritu, iluminándolo y descubriendo infinitas maravillas, como el sol que disipa la noche, y saca de la obscuridad un hermoso paisaje. Me representé a mi país como una inmensa tierra poblada de gentes, todos fraternalmente unidos; me representé la sociedad dividida en familias, en las cuales había esposas que mantener, hijos que educar, hacienda que conservar, honra que defender; me hice cargo de un pacto establecido entre tantos seres para ayudarse y sostenerse contra un ataque de fuera, y comprendí que por todos habían sido hechos aquellos barcos para defender la patria, es decir, el terreno en que ponían sus plantas, el surco regado con su sudor, la casa donde vivían sus ancianos padres, el huerto donde jugaban sus hijos, la colonia descubierta y conquistada por sus ascendientes, el puerto donde amarraban su embarcación fatigada del largo viaje; el almacén donde depositaban sus riquezas; la iglesia, sarcófago de sus mayores, habitáculo de sus santos y arca de sus creencias; la plaza, recinto de sus alegres pasatiempos; el hogar doméstico, cuyos antiguos muebles, transmitidos de generación en generación, parecen el símbolo de la perpetuidad de las naciones; la cocina, en cuyas paredes ahumadas parece que no se extingue nunca el eco de los cuentos con que las abuelas amansan la travesura e inquietud de los nietos; la calle, donde se ven desfilar caras amigas; el campo, el mar, el cielo; todo cuanto desde el nacer se asocia a nuestra existencia, desde el pesebre de un animal querido hasta el trono de reyes patriarcales; todos los objetos en que vive prolongándose nuestra alma, como si el propio cuerpo no le bastara.

Yo creía también que las cuestiones que España tenía con Francia o con Inglaterra eran siempre porque alguna de estas naciones quería quitarnos algo, en lo cual no iba del todo descaminado. Parecíame, por tanto, tan legítima la defensa como brutal la agresión; y como había oído decir que la justicia triunfaba siempre, no dudaba de la victoria. Mirando nuestras banderas rojas y amarillas, los colores combinados que mejor representan al fuego, sentí que mi pecho se ensanchaba; no pude contener algunas lágrimas de entusiasmo; me acordé de Cádiz, de Vejer; me acordé de todos los españoles, a quienes consideraba asomados a una gran azotea, contemplándonos con ansiedad; y todas estas ideas y sensaciones llevaron finalmente mi espíritu hasta Dios, a quien dirigí una oración que no era Padre-nuestro ni Ave-María, sino algo nuevo que a mí se me ocurrió entonces. Un repentino estruendo me sacó de mi arrobamiento, haciéndome estremecer con violentísima sacudida. Había sonado el primer cañonazo.»

Benito Pérez Galdós
Episodios nacionales, Trafalgar, cap X.



Comparte:

Otras entradas de la bitácora

television19/1/2008

19/1/2008

Gustavo Bueno y Gran Hermano

La noche del domingo 23 de abril de 2000 se puso en marcha Gran Hermano, el programa de televisión (producido por Zeppelin y Endemol, emitido por Tele 5) que iba a convertirse en el más visto en España ese año. Gustavo Bueno participó activamente en algunos programas y escribiendo en la revista Interviú. En esta ocasión el filósofo charla con Jesús Quintero a propósito de la telebasura y Gran Hermano.


filosofía17/1/2008

17/1/2008

Filosofía de la basura

Reflexiones sobre la filosofía de la basura al hilo de las teorías desatrolladas por Gustavo Bueno en su libro Telebasura y Democracia. Entre otras cuestiones relativas a la democracia y la televisión, en este libro se trata en profundidad la Idea de basura y sus implicaciones metafísicas tradicionales.


filosofía17/1/2008

17/1/2008

Música y pitagorismo

La Oda a Salinas es un ejemplo de las relaciones entre música y pitagorismo, unas relaciones que no sólo se daban por supuestas en época de Fray Luis, también en la actualidad, sigue vivo el prejuicio pitagórico a la hora del acercamiento filosófico a la música


«« Primera | « Anterior | 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | 12 | 13



Perfil

Recomendados Google

El Catoblepas

No leas El Catoblepas

Audio

Blogs amigos

Ahorra con Beruby

Redes sociales